Facebook y Twitter, ¿salvan o destruyen?

 

wael ghonim

Es muy importante que prestemos atención a lo que nos dice Wael Ghonim. ¿Por  qué? Porque tuvo experiencia personal con el efecto de Internet en la sociedad y sus conclusiones deben ser estudiadas por todos aquellos que contemplan el uso de las redes sociales para mejorar la sociedad. Su participación en Facebook y Twitter durante la primavera árabe fue muy importante. Un mensaje que envió destapó los ánimos de la juventud en la Plaza Tahir en el Cairo. Fue como una gran explosión social que no se pudo controlar. ¿Queremos eso en nuestros países?

Wael es un ingeniero de computadoras educado en Egipto y fue uno de los responsables de la primavera árabe de 2010 a 2013 al poner un vídeo en YouTube que fue la chispa que provocó la rebelión en Egipto. Para más detalles escuche su charla en Ted Talks. Escoja los subtítulos en español. Fue nominado para el premio Nobel en 2011 y nombrado por la revista Time como uno de las 100 personas más influyentes de ese año.

Como sabemos, Internet es una vía excelente para compartir experiencias de persona a persona o con grupos. Muchas veces personas de un mismo país , del mismo barrio, no se tratan por pertenecer a diferentes estratos sociales y a través de las redes sociales sí lo hacen. Según Wael, Internet puede ser la plataforma más útil para resolver los problemas que agobian a un país o al mundo. Pero con una condición importante: tener conversaciones sosegadas, en la que nos tratemos con respeto, y nos escuchemos, sin prejuicios unos a otros.

El destacado periodista Thomas L. Friedman, en un reciente artículo del New York Times nos recuerda que en los últimos años ha habido lo que pudiera llamarse “revoluciones de Facebook”: la primavera árabe y Occupy Wall Street además de las que tuvieron lugar en las plazas de Kiev y Hong Kong todas ellas provocadas por las redes sociales.

Friedman, al igual que Wael nos dice en esas redes, tantas voces gritan a la vez, que un consenso es imposible. Es importante mantener la calma, evitar las conversaciones inflamatorias, y respetarnos mutuamente. Tenemos que escucharnos todos, aunque parezca imposible.  Nadie es el poseedor de la verdad. No debemos cometer los mismos errores que cometieron los que ahora criticamos.

En el video de TEDtalk, Wael Ghonim explica su experiencia:

Una vez dije: “Si quieres liberar una sociedad, todo lo que necesitas es la  Internet”. Estaba equivocado. Repetí esas palabras en 2011, cuando creé una página anónima que ayudó a encender la revolución egipcia. La primavera árabe mostró el gran potencial de los medios pero también mostró sus grandes limitaciones. La misma herramienta que nos unió para tumbar dictadores, eventualmente nos destrozó.

En los 2000, los árabes invadieron la Red, sedientos de conocimiento, de oportunidades, de deseos de conectarse con la gente alrededor del mundo. Escapamos de nuestras realidades políticas y vivimos una vida alterna, “virtual”

Y entonces, en junio de 2010, la Internet cambió mi vida para siempre. Mientras navegaba en Facebook, vi la foto… de un joven egipcio, muerto, torturado. Su nombre fue Khaled Said. Khaled, era de Alejandría, tenía 29 años cuando lo mató la policía. Me vi a mi mismo en esa foto… y anónimamente creé una página en Facebook que titulé “We Are All Khaled Said” (Todos somos Khaled Said). Solamente en tres días la página tuvo más de 100,000 visitantes, egipcios, que compartieron la misma preocupación.”

Muy pronto mis amigos y yo usamos Facebook para aglutinar montones de ideas y la página se convirtió en la más seguida en el mundo árabe… Las redes sociales fueron cruciales en esa campaña. Ayudó a que surgiera un movimiento descentralizado. Hizo que la gente se percatara que no estaba sola. Y fue imposible que el régimen lo parara. “

Eventualmente fui rastreado en el Cairo por las fuerzas de seguridad, golpeado y mantenido incomunicado por 11 días. Pero tres días después de ser liberado, los millones de opositores que visitaron la página de Facebook tumbaron el régimen de Mubarak.

¡Pero ay!  la euforia se disipó muy pronto porque fallamos; no trabajamos en obtener consenso y la lucha condujo a una polarización intensa. Las redes sociales solamente amplificaron la polarización al facilitar la dispersión de desinformación, rumores, repeticiones de lo mismo y un discurso de odio. El ambiente era tóxico. Mi mundo en la red se convirtió en un campo de batalla lleno de provocadores, mentiras y odio.

Los que apoyaron el ejército y los islamistas usaron los medios sociales para desacreditar, mientras que el centro democrático, que muchos otros y yo ocupamos, fuimos echado a un lado…La revolución fue raptada… […]

Fue un momento de derrota. Me callé por más de dos años y usé ese tiempo para reflexionar en todo lo que había pasado.”

Esto es lo que concluí sobre las redes sociales:

Primero: No sabemos cómo enfrentarnos a los rumores. Rumores que sólo hacen confirmar los prejuicios de la gente, ahora se lo creen y lo difunden a millones de gentes.

Segundo: Tendemos a comunicarnos con aquellos con los que estamos de acuerdo, y los medios sociales facilitan el poder callarnos, dejar de seguir a otros y bloquear al resto.

Tercero: Las discusiones en línea rápidamente se convierten en turbas airadas. … Es como si nos olvidáramos que la gente detrás de la pantalla son personas de carne y hueso y no muñecos.

Cuarto: Se hace muy difícil cambiar nuestras opiniones. A causa de la rapidez y la brevedad de los mensajes en los medios sociales, estamos forzados a saltar a conclusiones y escribir opiniones cortantes en 140 caracteres sobre complejos eventos mundiales. Y una vez que hacemos eso, permanece en la Internet por siempre.

Quinto y el más crucial: Hoy, nuestras experiencias en los medios sociales son de tal forma que favorece el proclamar nuestro punto de vista en lugar de participar en una buena conversación; posteamos en lugar de entablar discusiones efectivas; hacemos comentarios superficiales cuando logramos buenas conversaciones…es como si acordáramos que estamos allí para hablar a los demás en lugar de hablar con los demás.”

Y  Ghonim no se ha dado por vencido. Él y unos amigos comenzaron recientemente una página en Internet, http://www.parlio.com, que facilita conversaciones civilizadas sobre temas controversiales y difíciles. Por favor entre a https://www.parlio.com/qa/thomas-friedman y podrá tener una mejor idea cómo funciona la página. La discusión es a través de personas que se ofrecen como moderadores.

Hace cinco años, Ghonim dijo: “si quieres liberar la sociedad, todo lo que necesitas es la Internet”. Hoy dice: “si queremos liberar la sociedad, primero tenemos que liberar la Internet”

“Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o destruirnos como tontos”                                                                                                   Martin Luther King, Jr.

 

 

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s