Cuidado con las “medicinas”.

medicinas

No crea que los vendedores de falsas medicinas han desaparecido. Ahora los tenemos en prensa, televisión e Internet. Muy bien vestidos hablándonos con términos químicos y médicos enredados para confundirnos. Y participan hasta las grandes compañías.

(No es una farmaceútica pero quien iba a decir que la Volkswagen nos engañaría de la forma que lo ha hecho. Hay farmacéuticas europeas que también entran en el juego).

Los suplementos nutricionales (también llamados suplementos dietéticos o complementos alimenticios)  envían 2300 personas a los hospitales cada año según un estudio reciente. Muchos los venden como “naturales” implicando que son extraídos de plantas pero no lo son. Y aunque lo sean pueden causar serios problemas de salud. Entre los más vendidos son las vitaminas y minerales, que en exceso también pueden causarnos problemas,  pero los más dañinos son los productos para bajar de peso o para aumentar la energía. Al usar esos productos muchos se quejan de dolores de pecho y de latidos irregulares del corazón.

En España se condenó a una mujer que vendía un adelgazante con el nombre de Thermatrim distribuídas desde México que contenían un pesticida.

Otro producto llamado Bio-Bac, se anunció durante años como una cura contra enfermedades tan graves como el cáncer, el sida y la hepatitis. Cuando se llevó a las cortes por estafa los abogados de la defensa trataron de demostrar que el remedio nunca se vendió como fármaco sino como un complemento alimenticio para así librarse de responsabilidades. Eso ocurre con muchas “medicinas” que se anuncian

Como es un gran negocio el número de compuestos a la venta en Estados Unidos aumentó de 4 mil en 1994 a 55 mil en 2012. Si consideramos la necesaria publicidad envuelta, es “normal” que seamos bombardeados diariamente con anuncios llenos de promesas para sentirnos mejor. Aquí en Puerto Rico hay un canal de televisión dedicado exclusivamente a la venta de esos productos. Es una vergüenza. Personas sin conocimiento de farmacia o medicina, pero con enfermedades o dolores, son presa fácil de esos farsantes y las autoridades muchas veces callan.

Tenemos que darnos cuenta que en EEUU y en nuestra América Latina, cualquiera puede vender esos productos. No son supervisados por la Food and Drug Administration (FDA) que sí lo hace con las medicinas. Un ejemplo de estafa lo tenemos en las pastillas de colágeno vegetal. En las noticias de estos días tenemos el caso de un deportista que tomó pastillas para aumentar su energía y contenían viagra que no aparecía en la etiqueta.

Hay que tener mucho cuidado por el daño que hacen a la salud y al bolsillo.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en complementos nutricionales, suplementos dietéticos, vitaminas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s