1a. carta a mi amigo ateo: La razón y el corazón

ciencia y religión2

Me alegro que reanudemos la conversación que comenzamos hace tiempo. Perdí la comunicación contigo después de tu graduación pero recuerdo muy bien las conversaciones que tuvimos en la oficina y en la cafetería.

Estabas en primer año cuando comenzaron tus conflictos con la ciencia y las creencias de la iglesia a la que pertenecías. Recuerdo que un día dijiste que para evitar el conflicto tanto interior como con tu familia y amistades aceptarías de lunes a viernes lo que te dijeran en la Universidad y sábado y domingo lo que te dijeran en la iglesia o la familia.

Más tarde en la clase de Bioquímica hasta  te molestaste que el texto mostrara tan claramente la evolución asociada con el citocromo c y que no dijera nada del Creacionismo.

Me alegro habernos encontrado recientemente en la Plaza del pueblo. Me dijiste que habías abandonado la iglesia y que ahora eras ateo. Aquí va la carta que prometí.

Antes que nada propongo que aceptemos que hay algo en la religión que sirve para satisfacer la parte emotiva, de artista o de filósofo que tenemos. La creencia en un Dios Creador nos ha acompañado desde siempre. El tratar de eliminarla es inútil e innecesario. Ya trataremos eso en una carta futura. Lo que sí es necesario es que nos demos cuenta que es importante mantener la ciencia y la religión un tanto separadas.

En religión necesitamos utilizar ciertos instrumentos y en ciencia otros. Esos dos campos deben mantenerse un tanto separados, aunque no totalmente aislados.

Hay sólo cuatro maneras para adquirir conocimiento: los sentidos, la razón, la inspiración y la tradición. Por tradición se entiende lo que la sociedad en que vivimos acepta como cierto. Eso puede ser la Biblia, los libros científicos o filosóficos, etc. (Para ver en más detalle estos métodos apriete aquí.)

El campo de la ciencia es principalmente racional y empírico. La ciencia se basa en experimentos y observaciones, se postulan hipótesis para explicar esos experimentos y observaciones y la más aceptada por los científicos se convierte automáticamente en teoría. Pueden pasar años o siglos en los que esa teoría es válida. De pronto, surgen dudas y esa teoría deja de ser aceptada o se encuentra otra explicación mejor así surge una nueva teoría. La comunidad científica comprueba si esa nueva teoría es válida. Si lo es, se suplanta la anterior, Ese método ha sido muy fructífero como podemos ver por los adelantos en ciencia y tecnología.

En el siglo 17 Newton postuló la existencia de una fuerza que atraía los objetos y que dependía de la cantidad de masa que tuvieran así como la distancia entre esos objetos. Esa es la famosa e importante fuerza de gravedad que nos sirve todavía pero a principios de 1900,  Einstein postuló que esa atracción se explicaba mejor no como una fuerza sino por la geometría del espacio-tiempo en el que se encontraran esas masas. Esa nueva explicación de lo que es la gravedad es la que prevalece hoy día. Como nadie ha probado que la explicación de Einstein es incorrecta, la nueva explicación de gravedad es la que se acepta al presente.

Fue el importante biólogo Stephen Jay Gould el que propuso que hay dos campos importantes en el ser humano: la ciencia y la religión y los métodos que se usan para encontrar la verdad son diferentes en esos dos campos. Gould propuso el término NOMA (Non Overlapping MAgisteria/ magisterios no superpuestos) para tratar esas dos áreas. En la religión se usa más la inspiración y la tradición mientras que en la ciencia son más importantes los sentidos y la razón. Esto no quiere decir que no se use la razón en la religión o la fe. si no la usamos se convertirían en superstición. Desgraciadamente el olvidarse totalmente de la razón y de la ciencia, es lo que ha ocasionado el desprestigio de la religión. La religión y la ciencia se complementan.

He entrado en todo esto de NOMA porque en las conversaciones que siguen trataremos de distinguir entre estas dos áreas cuando hablemos de ciencia y religión. Es importante.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s