Los tres falsos dioses

comunismo

A veces en el salón de clases pregunté a estudiantes universitarios ¿quién fue Hitler y qué es el nazismo? Otras veces la pregunta fue ¿quién fue Stalin y qué es el comunismo? Las respuestas a esas preguntas -los pocos que contestaban- fueron muy vagas. Cuando toqué el asunto del prejuicio racial, en su mayoría estaban en contra pero no se daban cuenta de que estaban infectados por ese virus.

Así de seria está la situación en el mundo, incluyendo países como Alemania o España: jóvenes que no saben la historia reciente.

¿Están los jóvenes en su país informados? Me gustaría recibir sus comentarios.

El nacionalismo: El cariño a la región del mundo donde venimos, a la cultura en la cual crecimos son lazos importantísimos que forman parte de nuestro ser. Eso es normal y digno de ser apreciado. Lo que no sirve de nada, si queremos vivir en un mundo de paz, es poner el nacionalismo por encima de la humanidad. Tenemos que ir dejando ese nacionalismo irracional que nos han enseñado en las escuelas de “defender la patria por encima de todo” aún si tenemos que atacar las familias del país vecino. “Todo sea por mantener el honor y el orgullo patrio”, nos dicen. No nos damos cuenta que somos una sola familia humana. Todos los padres y madres tenemos las mismas esperanzas y preocupaciones por los hijos, Fijémonos en lo que tenemos en común y menos en las banderas. Muchos políticos usan el nacionalismo para echar humo a sus desmanes y corrupciones para  salirse con la suya.

Ese nacionalismo ayudó a instigar las guerras mundiales y otras menores y todavía asoma su cabeza en muchos países especialmente de América Latina. Estamos aprendiendo a llevar las diferencias al Tribunal Internacional pero hay que recordar siempre que el fósforo lanzado se convierte en un fuego abrasador.

El comunismo.  Recientemente vi una foto de una demostración en un país de nuestra América y me sorprendió ver un joven con una camiseta con la hoz y el martillo. En otro país el dirigente comunista daba una arenga sobre los beneficios de ese sistema. ¿Es que la gente no piensa o no lee? Después de los millones de personas sacrificados a nombre de esa filosofía en la Unión Soviética, en China, en Europa del este y otros lugares ¿cómo es que hay personas que enarbolan la bandera comunista todavía?

El racismo. Es muy insidioso. Surge donde menos lo esperas en  expresiones como: “Es negro pero es buena persona”, “es cholo pero inteligente”, “es mulato claro, le puedes dar empleo”. El racismo ya lo toqué en estradas anteriores. Mis experiencias personales son las de Cuba.

Los principales ídolos del profanado templo de la humanidad no son sino los tres dioses Nacionalismo, Racismo y Comunismo, ante cuyos altares, en diversas formas y en diferentes grados, hacen culto gobiernos y pueblos, ya sean democráticos o totalitarios, estén en paz o en guerra, sean del oriente o del occidente, cristianos o islámicos. Sus sumos sacerdotes son los políticos y los hombres del mundo, los presuntos sabios de la época; su inmolación, el cuerpo y la sangre de las multitudes sacrificadas; sus conjuros, lemas gastados y fórmulas insidiosas e irreverentes; su incienso, el humo de la angustia que asciende de los adoloridos corazones de quienes han perdido sus seres queridos, de los mutilados y de quienes han quedado sin hogar.

Las teorías y políticas, tan erróneas y perniciosas, que deifican el estado y exaltan la nación por encima de la humanidad, que tratan de subordinar las razas hermanas del mundo a una sola raza, que discriminan entre los negros y los blancos y que toleran la dominación de una clase privilegiada sobre todas las demás: éstas son las oscuras, falsas y aviesas doctrinas por las cuales tarde o temprano cualquier hombre que crea en ellas o actúe conforme a ellas debe incurrir en la ira y castigo de Dios.                                                                                                                                                                                   Shoghi Effendi

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Comunismo, Educación, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s