La prisión del yo

Prison

Todos estamos presos.

¿Preso? ¿Yo? Yo no estoy preso.

¿Estás seguro?

Las peores prisiones no son las de piedra. Son las que te encierran el corazón. Son las que tú mismo construyes o las que te construyeron cuando eras niño. De esas prisiones es muy difícil liberarse. Sólo tú tienes que decidir si vas a salir de ellas. Puede ser doloroso.

Sí. Ahora entiendo lo que dices. Y… ¿puedo liberarme? Claro que sí, pero se necesita paciencia y esfuerzo. A veces se puede salir en un relámpago. Hay personas que lo han logrado; a otras les toma más tiempo, pero lo logran,

¡OH MI SIERVO! Rompe las cadenas de este mundo y libera tu alma de la prisión del yo. Aprovecha tu oportunidad pues no volverá a ti nunca más. (1)

Explícame, ¿Cómo se puede salir? Debes usar la mente y el corazón pero recuerda que el corazón es más sabio.

¡Oh amigo! El corazón anida misterios divinos. No lo conviertas en refugio de pensamientos mundanos y no malgastes tu preciosa vida dedicándola a este mundo transitorio. Tú perteneces al mundo de santidad; no unas tu corazón a la tierra. Tú eres uno de los moradores de la Corte de Proximidad; no elijas un hogar terrenal. (1)

Pide a Dios y escúchate a ti mismo. Visita tus sueños de niño y de joven, allí eras puro. No tengas miedo de recordarlos. Quizás se burlen de ti; no hagas caso, allí estaban tus aspiraciones más puras. Ahí está la llave.

Y Jesús dijo: Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos. (2)

La pureza del niño es debida a la inocencia. Ahora debes alcanzar esa pureza, a través del esfuerzo, a pesar de los golpes de la vida…a través del conocimiento; siendo justo con los demás y contigo mismo.

En ese camino tienes que acercarte a Dios. Pero ¿por qué Dios? ¿Por qué no puedo hacerlo yo solo? ¿Dónde está Dios?

Dios está en lo mejor de ti. Está más cerca de ti que la vena yugular. Siéntelo.

Es verdad, lo he sentido al contemplar la belleza de la creación o en el amor de una madre, o en la dulzura en la cara de un niño. Sí, lo he sentido sin llamarlo. Sí, está ahí. Llega en la paz, en el silencio interior. A veces, como que escapa pero sé que está ahí, escuchándome.

No dejéis que vuestras vanas fantasías, vuestras malas pasiones, vuestra insinceridad y ceguera de corazón apaguen el brillo ni manchen la santidad de tan excelsa posición. Sois como el pájaro que se remonta, con toda la fuerza de sus poderosas alas y con completa y alegre confianza, en la inmensidad de los cielos hasta que, impelido a satisfacer su hambre, se vuelve anhelante al agua y barro de la tierra bajo él y, atrapado en la red de su deseo, se encuentra impotente para reanudar su vuelo hacia los reinos de donde vino. Impotente para sacudir la carga que pesa sobre sus alas enlodadas, aquel pájaro, hasta entonces un habitante de los cielos, es forzado ahora a buscar su morada en el polvo. Por lo tanto, oh mis siervos, no manchéis vuestras alas con el barro del descarrío y deseos vanos y no dejéis que se ensucien con el polvo de la envidia y el odio, para que nada os impida remontaros en los cielos de mi divino conocimiento. (1)

¿Puede el dolor ser una prisión?

No puedo contestarte. Depende de que dolor estés hablando.

Tales cosas suceden sólo para que las almas de los hombres se desarrollen y sean libradas de la jaula y la prisión del yo y del deseo. Por cuanto, en Su Esencia, aquel Rey ideal ha sido eternamente independiente de la comprensión de todos los seres, y continuará siendo por siempre exaltado en Su propio Ser, por encima de la adoración de toda alma. Una sola brisa de Su opulencia es suficiente para adornar a toda la humanidad con el manto de la riqueza; y una gota del océano de Su munífica gracia basta para conferir a todos los seres la gloria de vida eterna. Pero dado que el Propósito divino ha decretado que lo verdadero debe ser distinguido de lo falso, y el sol de la sombra, Él, por tanto, desde Su reino de gloria ha enviado a la humanidad, en todo tiempo, lluvias de pruebas. (1)

¿Puede el amor ser una prisión? Es una de las peores prisiones si no estás atento.

¿Puede el odio ser una prisión? Amor y odio van juntos como el día y la noche. Para saber lo que es uno tienes que saber del otro. Para saber lo que es la luz necesitas de la noche.

Sólo en Dios lograrás liberación. Dios es lo mejor en ti, está por encima de toda atadura terrenal. Si logras establecer ese lazo todo lo demás se desvanece ante Su presencia. Sólo allí encontrarás la paz.

¡Oh vástago del polvo!  No te contentes con la tranquilidad de un día pasajero ni te prives del descanso sempiterno. No trueques el jardín de delicia eterna por el cúmulo de polvo de un mundo mortal. Desde tu prisión elévate hacia los gloriosos prados de lo alto y alza vuelo desde tu jaula mortal hacia el paraíso del Irrestringido. (1)

Y este es un pequeño regalo que te ayudará. Repítelo muchas veces.

¡Oh Dios! Refresca y alegra mi espíritu. Purifica mi corazón. Ilumina mis poderes. Dejo todos mis asuntos en tus manos. Tú eres mi guía y mi refugio. Ya no estaré triste ni afligido; seré un ser feliz y alegre. ¡Oh Dios! Ya no estaré lleno de ansiedad, ni dejaré que las aflicciones me fatiguen, ni que me absorban las cosas desagradables de la vida. ¡Oh Dios! Tú eres más amigo mío que yo lo soy de mí mismo. A Ti me consagro, oh Señor. (1)

(1) De los escritos bahá’ís  (2) Mateo 18:3


 

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s