El conocimiento de Jesucristo.

Gaia

Hay dos clases de conocimientos. Uno es el conocimiento adquirido a través del estudio, de la percepción; el otro es el conocimiento intuitivo.

El conocimiento que los hombres poseen se obtiene a través de la percepción y la imaginación. Ese conocimiento aunque importante es limitado ya que depende del esfuerzo y del estudio.

Pero el segundo conocimiento, que se podría llamar real,  es semejante al conocimiento que el ser humano tiene de sí mismo. El conocimiento que tiene de su ser, de cómo utilizar los sentidos, de cómo mover su cuerpo o utilizar su inteligencia es un conocimiento intuitivo sin necesidad de estudio o esfuerzo.

El conocimiento que trajo Jesucristo, como Mensajero Divino, como Verbo, como Espíritu Santo, es un conocimiento intuitivo, sin necesidad de estudio. Su Mensaje es el indicado para que toda la sociedad y su ambiente funcionen mejor.

La diosa griega de la tierra: Gaia.

Todos estamos conectados. La tierra toda, con sus minerales, plantas, animales y humanos es un organismo vivo, como una célula gigante flotando en el espacio. Si uno de esos reinos se afecta los otros se afectan también. Es por eso que debemos cuidar el planeta todo entero. Ese es el concepto de Gaia.

El Espíritu Santo, el Verbo, puesto que conoce intuitivamente las conexiones  de todas las cosas, de toda la humanidad, tiene por tanto la capacidad de arreglar sus partes. En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1

 “Religión es la relación esencial que emana de la realidad de las cosas.” El Espíritu Santo que se manifiesta de tiempo en tiempo en los fundadores de las grandes religiones, al conocer esa relación esencial tiene la capacidad de cambiar los corazones, según la época en que aparecen, de mejorar la sociedad, de impulsar la civilización en un continuo progreso.

Una observación: Hay personas, en todas las disciplinas, que ven más allá que otros. Son gentes que sientan nuevas pautas, nuevas maneras de ver el mundo. Hay poetas que inspiran, que sirven de conciencia a una o varias generaciones. Es como si estuvieran conectados a un plano superior. Los que siguen el blog habrán notado que me encanta la ciencia. Cuando uno estudia un poco el razonamiento de Einstein al proponer primero la teoría de la relatividad especial y luego la general, uno se da cuenta que tenía como un don, una capacidad de razonamiento especial. Siguiendo ese lineamiento me es fácil aceptar que en el campo religioso o filosófico haya personas que vean más que otros. ¿No le parece?

Muchos pueden decir que tienen conocimiento intuitivo, el probarlo es otra cosa.

(Esta entrada está basada en “Contestación a unas preguntas” de ‘Abdu’l-Bahá. Pág. 194)

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Bahá'í, Cristianismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s