¿Por qué la Biblia no habla claro?

Biblia-Abierta

Nos podríamos preguntar: ¿Por qué los textos sagrados no son claros? ¿Por qué las profecías del Antiguo Testamento que se referían a la venida de un Mesías, no estaban más claras?

Si hubieran estado claras todos los judíos hubieran aceptado a Jesús. Y miles de cristianos no hubieran sufrido persecución o enviados a los leones.

¿Por qué, por ejemplo, Jesucristo no nos dijo el día y la hora exacta de cuándo iba a regresar? Muchas de las peleas de hoy día no hubieran ocurrido.

Lo mismo podemos decir del Islam. Entre las variadas sectas musulmanas hay dos grandes, la chiíta y la sunita  que difieren en cómo y cuándo vendrá el Prometido.

¿Por qué Dios o los Mensajeros divinos en sus libros sagrados nos la ponen tan difícil? Si nos dieran la fecha, la hora y referencias personales del nuevo Mensajero todo sería más fácil. Podría aparecer con un lunar grande en la frente, por ejemplo,  y decirnos que el que aparezca con esa señal tal día y tal hora, es el mensajero verdadero. ¿Por qué no es así?

¿Será porque como seres humanos tenemos que escoger, porque tenemos libre albedrío? ¿Será porque tenemos que limpiarnos primero el corazón? Si la Biblia hablara claro estaríamos obligados a aceptar al nuevo mensajero. En cierta manera seríamos como animales que no tienen que escoger.

Jesús nos dice en Mateo 5:8: Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. y en Mateo 22:14:  Porque muchos son llamados, pero pocos son escogidos. Y en Juan 3:3 De cierto, de cierto te digo que a menos que uno nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.

Bahá’u’lláh nos dice:

Por cierto, has de saber que el propósito fundamental de todos estos términos simbólicos y alusiones abstrusas que emanan de los Reveladores de la santa Causa de Dios ha sido el de probar y someter a examen a los pueblos del mundo para que, con ello, la tierra de los corazones puros e iluminados sea separada del suelo perecedero y estéril. Desde tiempo inmemorial ha procedido Dios así con Sus criaturas, y esto lo atestiguan los escritos de los libros sagrados.

Baha’u’llah, Kitab-I-Iqan (Libro de la Certeza)

Lo que sí está sorprendentemente claro en la Biblia:

En la Biblia hay dos números que puede ser importantes para aquellos interesados en profecías.  Para los que no les interese ese tema, (estuve en ese grupo por mucho tiempo)  les invito a que estudien un poco.y lo encontrarán interesante: las fechas son: 1844 y 1260.  Las “coincidencias” son sorprendentes. 1844 en el calendario gregoriano y el 1260 en el calendario musulmán se refieren al mismo año. ¿Cómo puede ser que Daniel, muchos años antes de Cristo se refiriera al mismo año? ¿Cómo sabía Daniel que esa tierra estaría ocupada por musulmanes después de la “tribulación? ¿Está avisando a cristianos y musulmanes que ese año es importante para ambos? Creo que sí.  Es demasiada coincidencia que esos dos números se refieran al mismo año por casualidad! En el Islam había gente esperando el 1260 y en el critianismo había gente esperando el 1844!

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Bahá'í, Ciencia y Religión, Cristianismo, Dogmatismo, Espiritualidad, Meditación, Profecías, Regreso de Cristo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s