¿Cómo acercarnos a la verdad?

¿Cómo puedo saber si algo es cierto? ¿Qué instrumentos tengo? Esta entrada también puede llamarse “Maneras de adquirir conocimiento” ya sea científico o religioso.

Conviene darnos cuenta que siempre estamos en búsqueda de la VERDAD (Esa, con mayúsculas, está en Dios). La verdad es relativa. Estamos en constante evolución. La verdad que conocemos hoy cambia a medida que progresemos. Depende de nuestro grado de entendimiento, de nuestro desarrollo tanto intelectual como espiritual.

Lo que sigue está basado en charlas de Abdu’l-Bahá que aparecen en los libros “Fundamentos de Unidad Mundial” y “Contestación a unas preguntas”. Notemos que los criterios que aquí se discuten se aplican a cualquier campo del saber.

Esta entrada es una verdadera joya para el que le interesa la filosofía del conocimiento. Es sencilla pero muy práctica y profunda.

Tenemos cuatro maneras de saber si algo es cierto: los sentidos, la razón, la tradición y la intuición o inspiración. Hay una quinta para los religiosos.

Los sentidos:

“Por ejemplo, el ojo percibe una silla; por consiguiente no hay duda de la existencia de la silla. La vista se dirige hacia los cielos y contempla el sol; veo flores sobre esta mesa; percibo su fragancia; escucho sonidos afuera, etc. Éstos dicen, que es una ley fija matemática de percepción y deducción, cuyos resultados no dan lugar a duda; porque, como asimismo el universo está sujeto a nuestros sentidos, la prueba es evidente de que su conocimiento debe ser alcanzado a través de la perspectiva de estos sentidos. Es decir, los materialistas anuncian que el criterio y norma del conocimiento humano está en el sentido de la percepción.”

La razón:

“Entre los griegos y romanos el criterio del conocimiento fue la razón; aquello que se puede demostrar y que es aceptable para la razón debe necesariamente ser admitido como una verdad”.

La tradición ya sea religiosa o científica:

“Una tercera norma o criterio, es la opinión sostenida por los teólogos de que las tradiciones o declaraciones proféticas e interpretaciones, constituyen las bases del conocimiento humano”.

Se refiere a los textos escritos anteriormente. El conocimiento previo, podría llamarse la tradición. Si es una investigación científica uno debe buscar los trabajos que los científicos han publicado sobre ese tema. Si el objeto de nuestra investigación es religioso, debemos buscar qué dicen los textos sagrados y lo que han escrito los teólogos anteriormente sobre el tema.

La inspiración:

“Hay todavía un cuarto criterio sostenido por los religiosos y metafísicos quienes creen que las fuentes y conductos de penetración humana hacia lo desconocido se encuentran a través de la inspiración”.

Aunque parezca que no, hay científicos que reclaman que llegaron al descubrimiento de verdades científicas a través de sueños o la inspiración (también llamadas “corazonadas”). Por supuesto que son los religiosos los que más usan (o mal usan) este método.

Notemos que esos son los cuatro métodos que podemos usar. No hay otros.

¿Son válidos estos cuatro métodos?

“Resumiendo, entonces estos cuarto principios o criterios, de acuerdo a las declaraciones de los hombres son: 1o La Percepción. 2º La Razón. 3º La Tradición y 4º La Inspiración”.

Ninguno de estos métodos es válido por sí solo. Nos acercamos más a la verdad cuando aplicamos los cuatro. Veamos:

Y nos sigue diciendo Abdu’l-Bahá sobre los sentidos:

“En Europa expliqué a los filósofos y científicos del materialismo que el criterio de los sentidos no es digno de confianza. Por ejemplo, considerad un espejo y las imágenes reflejadas en él. Estas imágenes no tienen en realidad una existencia material. Sin embargo, si no se ha visto jamás un espejo se puede firmemente insistir y creer que esas imágenes son reales. El ojo humano puede percibir el espejismo de un lago de agua en las arenas de un desierto, pero no hay realidad en ello. Si permanecemos en la cubierta de un buque y contemplamos la orilla de la costa, veremos que ella parece moverse. Sin embargo que la tierra está firme y que somos nosotros los que nos movemos.

Se creía que el globo terráqueo estaba fijo y que el sol daba vueltas a su alrededor; parece serlo así; pero se sabe que la verdad es lo contrario. Una antorcha giratoria impresiona la vista con un círculo de fuego, sin embargo comprobamos que sólo hay un punto de luz. Percibimos una sombra moviéndose sobre la superficie pero en realidad no tiene existencia material, no tiene substancia. En los desiertos los efectos atmosféricos son particularmente productos de ilusiones que engañan fácilmente la vista…”

Sobre la razón, nos dice:

“Con relación al segundo criterio, la Razón, es asimismo incierta y no puede dependerse de ella. Este mundo es un océano de variadas opiniones. Si la razón es la norma y criterio perfectos del conocimiento, ¿por qué las opiniones son tan variadas y por qué los filósofos están siempre en completo desacuerdo? Ésta es una prueba clara que la razón humana no debe tomarse como un criterio infalible. Por ejemplo, grandes descubrimientos y principios científicos de siglos anteriores son abandonados y descartados por los hombres de ciencia de nuestros días. Matemáticos, astrónomos, científicos, químicos, continuamente desaprueban y rechazan las conclusiones de sus predecesores; nada es terminante, nada es final; todas las cosas están cambiando porque la razón humana está progresando dentro de nuevos caminos de investigación y llegando a nuevas conclusiones día por día. En el futuro mucho de lo que hoy es aceptado como una verdad, será rechazado y abandonado. Y así se continuará hasta el infinito”.

Sobre la tradición nos explica:

“Al considerar el tercer criterio, la Tradición, sostenida por teólogos como una ruta y norma de conocimiento, encontramos esta fuente igualmente incierta y no digna de confianza. Porque las tradiciones religiosas son el relato y registro del entendimiento y las interpretaciones del Libro Sagrado. ¿Por qué medios se ha llegado a este entendimiento e interpretación? Por medio del análisis de la razón humana. Cuando leemos el libro de Dios, la facultad de la comprensión con la cual formamos conclusiones, es la razón. Razón es mente. Si no estamos dotados de una perfecta razón, ¿cómo podremos comprender los significados de la Palabra de Dios? Por lo tanto, el razonamiento humano, como se ha señalado anteriormente, es por su propia naturaleza limitado y defectuoso en sus conclusiones. No puede circundar la Realidad misma, la Infinita Palabra. Puesto que la razón humana es la fuente de la tradición y de la interpretación, siendo ella defectuosa, ¿cómo podemos depender de sus descubrimientos para alcanzar el verdadero conocimiento?”.

Por favor note que los libros Sagrados, de cualquier religión, incluyendo la Biblia en la cristiana, son fuente de guía, de inspiración, para el pueblo. Son los doctos, que al interpretar esos escritos tienen que usar la razón, y si la razón es falible, por supuesto que la interpretación puede ser incorrecta. Esas interpretaciones es lo que ha causado las divisiones en miles de sectas y las terribles guerras religiosas a través de la historia.

Sobre la inspiración, nos indica:

“El cuarto criterio que he citado, es la Inspiración a través de la cual se alcanza la Realidad del conocimiento. ¿Qué es inspiración? Es el flujo del corazón humano. Pero, ¿qué son los satánicos impulsos que afectan la humanidad? Son también flujos del corazón. ¿Cómo podríamos diferenciarlos?

Aquí se presenta una pregunta. ¿Cómo sabremos si seguimos la inspiración de Dios o las tentaciones satánicas del alma humana?”

(En los escritos bahá’is el diablo no existe. Es un símbolo. Ver “El diablo no existe”)

Y al final nos dice:

“En suma, el punto es que, en el mundo de los fenómenos materiales humanos, éstos son los únicos cuatro criterios o medios del conocimiento y todos ellos son defectuosos y no dan confianza. ¿Qué queda entonces? ¿Cómo alcanzaríamos la Realidad del conocimiento? Con el aliento e impulso del Espíritu Santo, que es la Luz y Conocimiento en sí mismo. A través de Él, la mente humana es vivificada y fortalecida en verdaderas conclusiones y conocimientos perfectos. Este es un argumento terminante que demuestra que todos los criterios humanos disponibles son errados y defectuosos y que la Norma Divina del conocimiento es infalible. Entonces el hombre no se justifica al decir: “Yo sé porque lo percibo a través de mis sentidos”, o “Yo lo sé porque está probado por la facultad del razonamiento”, o “Yo lo sé porque está de acuerdo la tradición e interpretación del Libro Divino”, o “Yo lo sé porque estoy inspirado”. Todas las normas humanas de discernimiento son defectuosas, limitadas”.

Otros comentarios personales:

Hay algunas personas que creen que son infalibles. Ningún ser humano lo es. Y por los tanto lo mejor que podemos hacer para determinar si algo es cierto o no es usar los cuatro instrumentos disponibles: los sentidos, la razón, la tradición y la intuición.

Entre esos cuatro instrumentos disponibles, según los escritos bahá’ís, la razón es el principal favor que Dios nos ha conferido: “Sabe que, de acuerdo con lo que tu Señor, el Señor de todos los hombres, ha prescrito en su libro, los favores conferidos por Él a la humanidad han sido y siempre serán ilimitados en su alcance. EL primero y más sobresaliente de estos favores que el Todopoderoso ha otorgado a los hombres, es el don del entendimiento. Su objetivo al conferir dicho don, no ha sido sino capacitar a su criatura para conocer y reconocer al Dios único y verdadero, ¡exaltada sea su gloria! Este don da al hombre el poder de discernir la verdad en todas las cosas, lo conduce hacia aquello que es justo y le ayuda a descubrir los secretos de la creación…”

¿Qué querrá decir Abdu’l-Bahá  “Con el aliento e impulso del Espíritu Santo, que es la Luz y Conocimiento en sí mismo. A través de Él, la mente humana es vivificada y fortalecida en verdaderas conclusiones y conocimientos perfectos. Este es un argumento terminante que demuestra que todos los criterios humanos disponibles son errados y defectuosos y que la Norma Divina del conocimiento es infalible”?.

La verdad última pertenece a ____ (el Tao, Alláh, Dios, el Gran Arquitecto, o lo que usted quiera llamarle)

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Bahá'í, Ciencia y Religión, Conocimiento, Fe Bahá'í, Razón, Religión, Religión y Sociedad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s