William Miller y la Fe Bahá’í

Santuario del Báb en el Monte Carmelo, Haifa, Israel

Muchas personas no creen verdaderamente en el regreso de Jesús. Repiten sin convicción lo que dicen los ministros porque es difícil aceptar los signos que ellos dicen acompañarán Su venida. ¿Es usted una de ellas?

¿Qué todos los muertos, desde el comienzo de la creación, resucitarán físicamente con el mismo cuerpo que tenían? Hasta hace unos cuantos años la gente aceptaba esa y otras señales que los cleros afirman acompañan esa venida. Con el adelanto de la ciencia es imposible aceptar la interpretación literal de los pasajes bíblicos.

Nadie sabe cómo era Jesús. Los cuadros que hay son imaginaciones artísticas. Lo tenemos rubio con ojos verdes, trigueño, de tez blanca o obscura. ¿Qué Jesús descenderá del cielo? ¿Qué todo ojo lo verá?  ¿Qué los buenos se irán al cielo en una especie de rapto?

¿Por qué los sacerdotes y ministros siguen insistiendo, forzando, a sus congregaciones a aceptar lo imposible? Con ello solo logran que los que usan su cerebro se vuelvan ateos.

El mismo Jesús nos ofreció bellísimas interpretaciones simbólicas como el caso de “los muertos entierren a sus muertos” o que Juan el Bautista era el regreso de Elías, el profeta que había subido al cielo en un carro de fuego 900 años antes según el Viejo Testamento. El regreso de Elías significa el regreso de sus cualidades en la persona de Juan. ¿No es eso más lógico y posible?

En la Iglesia Católica no se habla mucho del regreso de Jesús. Es en las iglesias protestantes, sobre todo las fundamentalistas, donde el tópico se repite una y otra vez pero sin análisis.

Por todo lo anterior, la figura de William Miller puede aparecer como un fanático loco y el tema de las profecías como una estupidez. (Recordemos que el gran Isaac Newton se ocupó del tema).

Sin embargo al leer la vida de Miller detenidamente, salta a la vista su grandísima honestidad, humildad, y sinceridad; su verdadero empeño por encontrar respuestas a la esperanza bíblica del regreso de Jesús. A pesar de las decepciones, a pesar de las críticas y las presiones, se mantuvo firme hasta el final diciendo que no sabía lo que había pasado y no aceptó las interpretaciones que otros querían darle a lo sucedido.

Los que pensamos que las profecías pueden ser una pieza más, no la única, en el rompecabezas del Prometido, el asunto resulta muy interesante. Si estudiamos una religión solamente el cuadro es parcial. Sin embargo, si tomamos un curso de Religión Comparada o lo estudiamos por nuestra cuenta, cobra sentido y nos ayuda a entender la historia de la humanidad. Todos los Fundadores de las grandes religiones, los llamados Mensajeros de Dios, han dicho que regresarán.

El movimiento adventista (no la Iglesia).

A mediados del siglo 19 en los Estados Unidos, al igual que en otras partes del mundo, surgieron personas que anunciaron la pronta llegada de un Mesías. Una de esas personas fue William Miller, un cristiano devoto y sincero que al hacer un estudio detallado de la Biblia llegó a la conclusión de que el regreso de Cristo era inminente.  En Persia (ahora Irán) también hubo otra persona, Siyyid Kásim, que hizo el mismo anuncio.

William Miller no se equivocó. El regreso del esperado Prometido ocurrió aquí en la tierra el 23 de mayo de 1844 en la ciudad de Shiraz, Persia, la antigua Elam bíblica. ¿Por qué Miller y sus seguidores pensaron que el regreso tenía que ser en Estados Unidos? Miller no pudo deshacerse de la interpretación literal del cómo vendría Jesús y ahí estuvo el problema.

No descendió literalmente del cielo a la vista de todo ojo. Vino como la primera vez en la que al principio solamente unos pocos le reconocieron.

El 1844 y el 1260 (que aparece en la Biblia muchas veces) se refieren a la misma fecha. la explicación está aquí.

Hay una excelente página sobre la vida de Miller. (Hay algunas diferencias con la página en inglés). Esa página nos dice que Miller “es considerado como el fundador del Movimiento Adventista(también conocido como Movimiento Millerista), de los años 1830 y 1940 en Norteamérica. Entre sus descendientes espirituales directos existen varias religiones, incluyendo la Iglesia Adventista del Séptimo Día y movimientos posteriores que se fundaron con la inspiración directa del énfasis de Miller en la profecía bíblica, incluyendo el Movimiento de Estudiantes de la Biblia o Russellitas, actualmente conocidos como los Testigos de Jehová”.

(No confundir el Movimiento Adventista con la Iglesia Adventista. Miller no fundó ni la Iglesia Adventista ni los Testigos de Jehová).

Miller dijo que el Prometido vendría en algún momento entre el 21 de marzo de 1843 y el 21 de marzo de 1844. (Para ver los cálculos pinche aquí) En esas fechas, nada ocurrió literalmente. Hay que darse cuenta del sufrimiento y frustración de miles de personas que se prepararon para el gran acontecimiento. Una nueva fecha se fijó: el 18 de abril de 1844. Tampoco ocurrió el regreso de Cristo de la forma literal en que lo esperaban. Miller dijo públicamente: “Confieso mi error y reconozco mi decepción; pero aún creo que el día del Señor está cerca, casi a la puerta”.

Uno de los seguidores  propuso una nueva fecha: el 22 de octubre de 1844.

La gran Decepción

El 22 de octubre tampoco ocurrió nada de la manera en que los allí reunidos lo esperaban. Uno de los presentes a esa reunión dijo: “Nuestras más profundas esperanzas y expectativas fueron destrozadas, y un espíritu de angustia vino sobre nosotros como nunca antes había experimentado… lloramos y lloramos hasta el atardecer.” “Después de la Gran Decepción muchos Milleristas simplemente renunciaron a sus creencias”.

Miller nunca renunció a su creencia en la Segunda Venida de Cristo. Murió en 1849  convencido que la Segunda Venida era inminente.

Podría pensarse que la fecha exacta no puede saberse ya que la Biblia dice claramente que el día y la hora exacta no se conocen: “ni aún los ángeles del cielo lo saben” (Mateo 24:36).

Algunos de los seguidores propusieron que el regreso de Cristo había tenido lugar en el cielo y no en la tierra. Sin embargo, todo indica que Miller no aceptó esa interpretación pues dijo:

“Nosotros esperábamos el regreso personal de Jesús en este tiempo, y ahora contender que no nos equivocamos sería deshonesto. Nosotros nunca deberíamos sentirnos francamente avergonzados por confesar nuestro error. No tengo ninguna confianza en ninguna de las nuevas teorías que han surgido de nuestro movimiento, llámese que Cristo viene como el novio, que la puerta de la misericordia se ha cerrado, así que no hay salvación para los pecadores, que la sexta trompeta a sonado, o que esto fue el cumplimiento de ninguna profecía en ningún sentido”.

Lo que Miller no supo

Miller no supo que el 22 de mayo de 1844 un joven llamado Mulla Husayn, siguiendo las recomendaciones de su maestro Siyyid Kásim, se lanzó por toda Persia en búsqueda del Prometido. Después de haber ayunado y orado por cuarenta días, el 22 de mayo de 1844 llegó a las puertas de la ciudad de Shiraz en Persia. Allí se encontró con un joven, llamado el Báb,  quien le invitó a su casa y en el curso de la noche ocurrió lo que muestra el vídeo siguiente. Así comenzó la Fe Bahá’í. Para un poco de su historia pinche aquí.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Bahá'í, Fe Bahá'í, Profecías, Religión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a William Miller y la Fe Bahá’í

  1. Pingback: Coincidencias en la Fe Bahá’í (5) William Miller y el 1844 | comentarios personales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s