¿No es acaso tiempo para una revolución?

Ese es el título en español de la entrada que puse ayer en el blog. La copié del blog de pukirahe. Ese blog es muy novedoso porque contesta preguntas que la gente hace a la página “Experience Project”. Recomiendo que si hablan “el difícil” como muchos estudiantes aquí le llaman al inglés, visiten esa página porque es un proyecto interesante. La gente comparte sus sentimientos o sus experiencias, muchas en forma de preguntas y otras personas les responden. Pukirahe utiliza algunas  preguntas de esa página para contestarlas en su blog.

La pregunta “Isn’t it time for a revolution?” la hizo  alicetheaddict “Alicia la adicta” en el “Experience Project”y pukirahe la contestó.

Esto parece de locos: una persona que se llama Alicia la adicta, pregunta si no es tiempo para una revolución.  ¿Se fija?

Bueno, me aprovecho de la ocasión para tratar de contestarla según mi punto de vista.

Sí, decididamente hace falta una revolución; una revolución espiritual. Como bien dice Pukirahe, la revolución industrial acabó con el ambiente mientras que la revolución política acabó con millones de gentes.

Pukirahe ha simplificado un poco las cosas. Los asuntos por lo general no son blanco y negro. Hay tonos grises. Hay que aclarar que la revolución industrial fue un proceso natural al mejorar la tecnología en el mundo. Lo que tuvo de malo fue, y sigue siendo en la revolución actual más sofisticada, es que el capitalismo extremo domina la producción.  O dicho de otro modo: el avance técnico no ha sido acompañado de un avance espiritual. Por lo tanto la revolución industrial causó y está causando el daño en el ambiente y la pérdida de millones de gentes explotadas en las minas y fábricas.

Entiéndase por espiritualidad aquellas virtudes que se supone sean humanas y que nos distinguen de los animales y que ha través de la historia han sido enseñadas por algunos sobre todo con el ejemplo.

La revolución política fue tratada en una entrada anterior haciendo referencia a los dogmas políticos como el marxismo-lenilismo por mencionar uno. No hay problema si una proposición religiosa o social  se postula como una teoría más pero si se toma como dogma y se persigue a la gente que no está de acuerdo entonces se convierte en un verdadero crimen al ser humano.

Lo que sigue es un ejemplo del crimen contra niños en las minas de cobre del Perú. No conseguí un vídeo en español que describiera tan bien las injusticias en ese lugar.

Los líderes “espirituales” los que hace un llamado a la justicia logran cambios muy importantes. Pensemos en un Gandhi o en un Mandela, ejemplos de sacrificio, para mencionar algunos de los recientes. Hay muchos más aunque no se hacen famosos.

Y si queremos irnos al campo religioso mencionemos a Buda o a Jesús como ejemplos de fundadores de grandes religiones. Por favor noten que esos revolucionarios espirituales transforman el corazón de sus seguidores y aún después de miles de años budistas y cristianos todavía influyen en el bienestar del mundo.

La ciencia no se ocupa de la parte espiritual de la sociedad. Ese trabajito lo tiene o debe tenerlo la religión. Si la sociedad está sufriendo ha sido porque los líderes religiosos en lugar de mantenerse firme y abogar por la justicia se aliaron a las fuerzas políticas y adineradas.

Es triste decirlo pero si los líderes de la Iglesia Católica no se hubieran alineados por siglos con los poderosos en Nuestra América, los niños en las minas de Perú no estarían sufriendo de esa forma cruel. Y por favor, no estoy atacando viciosamente. Hay que leer historia. Hay muchas páginas gloriosas pero hay otras que son terribles.

La evolución social ocurre en ciclos. Cuando las enseñanzas llamadas espirituales de una sociedad decaen e impera el egoísmo y la corrupción, unas seres especiales como Buda o Jesús surgen para denunciar la situación e implantar nuevas enseñanzas. (Algo así como tesis, antítesis y síntesis de Hegel, ¿se acuerdan?)

Anuncio por  si no se han enterado: Las enseñanzas del joven Báb (Irán 1844) han dado la vuelta al mundo y están transformando corazones y poco a poco sociedades.

Para ampliar el tema pinche aquí

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s