El diablo no existe.

El concepto de diablo tal como lo enseñan muchas iglesias ha hecho mucho daño. Basta con leer un poco de historia sobre la quema de brujas o la inquisición. Y pensar que todavía hay personas que parecen dar más importancia al diablo que a Dios. En el Antiguo Testamento, no existe el concepto de diablo como en el Nuevo Testamento por la influencia en el cristianismo temprano de creencias de otras religiones antiguas. Poco a poco parece como si existiran dos dioses, uno del bien y otro del mal.

Hay un solo Dios, la fuente de todo bien, Allí donde no está Dios, la Luz, está la obscuridad llamada el mal o diablo.

El concepto se nos escapa y sin embargo es importante caer en cuenta.

Lo que existe es la luz, la sombra es la ausencia de la luz. Lo que existe es el calor, el frío es la ausencia de calor. Inclusive la nada no existe han comprobado los físicos.
Para algunos esto puede parecer elucubraciones filosóficas, sin ningún valor real, pero pensemos de nuevo. No hay un interruptor para producir sombra. Lo que hay es un interruptor para producir luz.

La sombra desaparece tan pronto aparece la luz. Lo que es real, lo que tiene existencia es la luz, no la sombra. El mal es la ausencia del bien.

Un pequeño fosforito en un cuarto sin luz es más poderoso que toda la oscuridad.
Tan pronto aparece Dios, desaparece el mal. Si una persona se llena de pensamientos divinos, disminuirá la obscuridad de su alma.

Necesitamos más personas que busquen la paz y la unidad.

En los Escritos Bahá’ís, los términos ‘satán’ y ‘satánico’ se usan metafóricamente para referirse al lado más bajo, vil y egoísta de los seres humanos en contraste con su aspecto más alto, virtuoso y desinteresado. Los bahá’ís no creen que el mal se origina en una criatura llamada Satán pero sí en que la capacidad para acciones ‘satánicas’, al igual que la capacidad para el bien, existe en el hombre mismo.

Bahá’u’lláh explica:
Sabed en verdad que el conocimiento es de dos clases: Divino y Satánico. El uno mana de la fuente de divina inspiración; el otro es sólo un reflejo de pensamientos vanos y obscuros. El origen del primero es Dios mismo; la fuerza motriz del segundo, los susurros de deseos egoístas.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Bahá'í, Ciencia y Religión, Meditación, Razón, reflexión, Religión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a El diablo no existe.

  1. Reblogged this on portal de la ciencia cubana and commented:
    Un post MUY INTERESANTE

    • César dijo:

      Gracias ciencia de cuba. Es muy bueno encontrarme con gente interesada en ciencia

    • Sara dijo:

      chaireshola chapis oye neescito saber unas cosas de ti pondre como referencia tu ensayo en un protocolo de investigacion y neescito tus datos escuela donde estudias nombre completo y demas datos por favor no kiero ser parte de un plagio jaja ojala respondas

      • César dijo:

        Saludos,
        Soy César Reyes Zamora. PhD. Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico.
        Me alegro que te haya gustado la entrada sobre el diablo.

  2. César dijo:

    Reblogged this on comentarios personales and commented:

    Sabias que…

  3. Víctor de Jesús Gómez Torres dijo:

    LA OSCURIDAD NO EXISTE

    (Este cometario es para personas de elevado criterio que poseen conocimientos básicos del tema)

    La oscuridad no existe, solo existe la Luz.

    Compruébelo: Por la noche al acostarte (se), apaga la luz de tu habitación. Ya recostado cómodamente, relajado mirando con la faz hacia arriba cerrando los ojos y en la supuesta oscuridad, observarás en segundos, unos destellos de luz dentro de tu mente. Concéntrate en mirar esos destellos y percibirás que esa energía se irá concentrando hasta volverse un punto de luz muy brillante, revoloteando dentro de tu mente. (Mientras más profundices más destellos de luz percibirás los cuales se irán uniendo al punto de luz principal)…

    ¿Verdad que la oscuridad no existe? Sencillamente porque Dios es Luz. Y Dios está dentro nosotros mismos. (El reino de los cielos está dentro de ti.)

    -Entonces, lo que llamamos oscuridad ¿qué es? –si nos referimos a lo material, la oscuridad es la falta de luz dinámica, solo enciende la luz de tu habitación y la oscuridad desaparece. (Ruego no se tome esta explicación como una contradicción).

    Repito: dentro de nuestra mente no existe la oscuridad.

    Y cómo se define la oscuridad que observamos por las noches al ocultarse el sol en nuestra vida diaria.

    Explicación: Cuando el sol se oculta, mientras más pasan los minutos, más penumbra observamos y lo que vemos es la sombra de la tierra que se proyecta hacia el espacio y sólo miramos una oscuridad aparente, porque entonces, asoman las estrellas y son nada menos que otros soles como el nuestro pero están tan distantes que a sus lados solo miramos la supuesta oscuridad, la cual no existe. En nuestro caso, no miramos la luz, de nuestro Sol que se pierde hacia el infinito por los laterales de la tierra, pero cuando la luna se encuentra en el firmamento, siendo ésta un obstáculo, los rayos del sol, chocan contra ella, y la luna refleja la luz del sol, como si fuera un espejo… la oscuridad no existe, solo existe la Luz y Dios es Luz.
    Atentamente: Prof. Gotovy.

  4. Anónimo dijo:

    Lo importante es que los profetas que hayan venido sean fieles a la PALABRA DE DIOS (LA SAGRADA BIBLIA). Y la Biblia no niega la existencia de Satán. Sed pacientes, Jesús va a venir…y pronto.

    • César dijo:

      Saludos amigo:

      Gracias por el comentario.

      De la misma manera que hay una evolución física hay una evolución intelectual y espiritual del ser humano. En la niñez de la humanidad se usaba el término Satán y la gente entendía que era un ser real, capaz de luchar con la santidad de Dios. El santísimo Jesús nos enseñó a pensar metafóricamente. Recordemos que hubo quienes no entendían el término de nacer de nuevo o que Juan era Elías. De la misma manera el término Satán podría referirse a la naturaleza baja del ser humano. No hay que echarle la culpa al diablo. Ahora tenemos que tomar responsabilidad de nuestras acciones.

      Somos nosotros mismos los que tenemos que imbuirnos de la Palabra Sagrada para acercarnos a Dios y alejarnos de Satán.

      En los Escritos Bahá’ís, los términos ‘satán’ y ‘satánico’ se usan metafóricamente para referirse al lado más bajo, vil y egoísta de los seres humanos en contraste con su aspecto más alto, virtuoso y desinteresado. Los bahá’ís no creen que el mal se origina en una criatura llamada Satán pero sí en que la capacidad para acciones ‘satánicas’, al igual que la capacidad para el bien, existe en el hombre mismo. Bahá’u’lláh explica: ‘Sabed en verdad que el conocimiento es de dos clases: Divino y Satánico. El uno mana de la fuente de divina inspiración; el otro es sólo un reflejo de pensamientos vanos y obscuros. El origen del primero es Dios mismo; la fuerza motriz del segundo, los susurros de deseos egoístas’.

  5. Víctor de Jesús Gómez Torres. dijo:

    DIOS ESTÁ EN TODAS PARTES Y DENTRO DE TI
    Efectivamente: desde hace mucho tiempo, los templos han perdido feligreses. Han abierto los ojos y se han dado cuenta que Dios se encuentra en todas partes. Para hacer oración no se necesita ir a un templo o una construcción que le llaman Iglesia. (Iglesia se les llama a todos los feligreses que se reúnen para hacer oración). Para comenzar Dios no necesita ninguna casa, porque la casa de Dios es todo el Universo. Es todo lo creado y hasta nosotros mismos tenemos una chispa (ESPIRITU) del Dios Universal, no olvidándonos también que los animales, las plantas, los insectos y todo, todo, se mueve por la chispa y la voluntad del Dios Universal.
    Se inventaron los templos para llamar a la gente para decirles “por el sacerdote, guía espiritual” que existe un Dios al cual se le debe orar, siendo ésta, una construcción amplia llamándole “Casa de Dios”. Hasta la fecha hay personas que al pasar frente a un templo se persignan pensando que en realidad en el interior se encuentra Dios, pero vuelvo a repetir: Dios se encuentra en todas partes y dentro de nosotros mismos, SIENTAN SU PRESENCIA, ES NUESTRA CONCIENCIA.
    Por otro lado: EL DIABLO NO EXISTE.
    UN EJEMPLO SENCILLO: si adoptas un animal, (llámense perro, gato, etc.) y cada vez que le das de comer, te muerde la mano ¿lo seguirías teniendo? Inmediatamente, te deshaces de él.
    Pues bien: el diablo no existe, solo existe el Dios Universal Creador de todo lo Existente y Dios no puede permitir estar cerca de alguien que esté en su contra.
    Entiendan lo siguiente: Dios nos dio libre ALBEDRÍO y dijo: “ayúdame y te ayudaré”, que equivale a que hagas las cosas bien. Si haces una maldad tu conciencia que es Dios lo reprueba y se te acumula como un nuevo pecado y tu conciencia te dice a cada rato, que lo que hiciste estuvo mal y debes arrepentirte y no volver a hacerlo; pero no fue ningún diablo el que te dijo que lo hicieras. Dentro de ti solo existe una Chispa del Dios Universal y esa chispa es tu conciencia o tu espíritu.
    Al buen entendedor, pocas palabras.

    Atentamente: Víctor de Jesús Gómez Torres. Prof. Gotovy.

    • César dijo:

      Saludos Victor;
      Repasando los comentarios me topé con el tuyo que no comenté anteriormente. Me gusta mucho tu escrito. Sólo quisiera decir que nuestro corazón, nuestra mente podríamos compararla con un espejo, que según el libre albedrío podemos dirigirlo hacia las alturas o hacia las bajezas. En un caso nos acercamos a Dios y en en el otro nos parecemos al animal. La selección es nuestra.
      Las religiones reveladas ayudaan a mejorar el individuo y por tanto la comunidad; crean comunidades y la iglesia o templo es un vehículo para su formación.
      Lo que tenemos hoy es tristísimo porque los templos en cierta manera, se han convertido en bastiones de peleas unas con otras. En la fe baha’i se acepta a todas. No hay clero ni sermones. en los templos se lee de los escritos sagrados de todas. Baha’u’llah es el último eslabón en la cadena interminable de Maestros espirituales.

  6. CATALINA THOMAS dijo:

    Dios creo el mundo visible y el invisible. Dentro del mundo invisible creó a los ángeles. Existen 9 categorías. Entre los más Serafines destacó uno con excelentes cualidades, el cual se vanaglorio y se cansó de servir a Dios. Este ángel, el Ángel Caído (SATANÁS) quiso ser como Dios. Y desde entonces, incluso hoy, quiere ser como Dios.
    La Biblia muestra a ese ser como un ENTIDAD. El propio Jesús habla con él en multitud de circunstancias. No es la parte baja del hombre, es un SER que se esconde. Porque en su escondite actúa con total impunidad…su número es el 616, que invertido es el 919, 9 estrellas y 19 apóstoles….¿Satán se esconde detrás de una nueva religión?
    Ya lo dice la Biblia, vendrán muchos en mi nombre…antes de que vuelva. NO OS DEJEIS ENGAÑAR.

    • César dijo:

      Saludos Catalina,

      Hay que tener cuidado con las fantasías que son como velos que nos impiden ver la realidad. Con el debido respeto, te puedo presentar otra fantasía: Todo tiene un lado bueno y otro malo, un reflejo uno de otro. Ejemplo en inglés la palabra evil es mala. El reflejo sería live que es buena.
      El 616 está asociado con lo malo; su reflejo 919 es bueno. Pero no me hagas caso. Sólo estoy continuando con el juego de palabras que es pura fantasía. Lo importante son los frutos como nos dijo Jesús. Hay muchas sectas cristianas, triste decirlo, divididas por las teologías inventadas por los líderes para provocar divisiones innecesarias; para establecer que una es mejor que la otra; en realidad es la Palabra de Jesús, el Cristo la única guía y no creo que Él esté de acuerdo con las divisiones teológicas. La importancia está en los frutos. La realidad son también las profecías bíblicas relacionadas con el 1844 y el 1260 (entre otras) que Jesús mismo nos dijo que buscaramos en Daniel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s