¿Son más felices las mujeres que los hombres?

Ayer ofrecí una charla corta sobre la importancias de la epigenética a un grupo de damas aquí en Cabo Rojo, el “Comité para el desarrollo integral de la mujer”. Con ese nombre tan largo son mejor conocidad por otro más corto pero no voy a mencionarlo.

Ellas hacen un labor muy encomiable ayudando a las mujeres que sufren maltrato. En el curso de la actividad mencioné un artículo reciente sobre cómo la felicidad de las mujeres ha disminuido en los últimos años. El artículo se encuentra aquí.

El estudio se basa en una serie de preguntas que se hicieron a 1.3 millones de personas de ambos sexos en Estados Unidos y otros países, desde 1972 hasta 2006.

Se esperaría que con los formidables logros que han alcanzado las mujeres desde mediados del siglo pasado el nivel de felicidad haya aumentado pero no es así.

Hay que tener cuidado con esos resultados porque se presta para que los machistas se agarren de eso y pretendan que las mujeres regresen al sometimiento de hace algunos años en países occidentales o que justifiquen el trato que todavía se da a mujeres en algunos países del medio oriente.

Hay que tener un poco  de paciencia. El agua cogerá su nivel.

“Y entre las enseñanzas de Bahá’u’lláh está la igualdad de las mujeres y los hombres. El mundo de la humanidad tiene dos alas: una es la mujer y la otra es el hombre. Hasta que ambas alas no se hayan desarrollado igualmente, el pájaro no podrá volar. Si un ala fuera débil el vuelo es imposible. Hasta que el mundo de la mujer no llegue a ser igual al mundo del hombre en la adquisición de virtudes y perfecciones, no se podrá alcanzar el éxito y la prosperidad como debiera ser”.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en reflexión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s