El poder civilizador de la religión.

Ayer fui a un servicio de la Iglesia Unity en la bella ciudad de Ponce en el sur de la Isla de Puerto Rico. Me perdí y por eso llegué tarde a la iglesia. Me senté en la última fila y desde allí contemplé el servicio, más como espectador que como participante.

Allí confirmé una vez más lo necesaria que son las organizaciones religiosas como medio para civilizar a las gentes. Una evidencia del poder de la Palabra Revelada que nos trajo Jesús.

Desde hace unos años conozco una familia que en lugar de aplicarle ese nombre, tristemente, debería llamarse una aglomeración de individuos. En la casa vive la abuela, de más de ochenta años, con su hija,  su yerno borrachín y sus nietos. Ahora hay algunos casados.

A la abuela no la respetan, le gritan y le exigen que les den comida. Comida que proviene de la ayuda del gobierno federal. Algunos trabajan y cuando lo hacen se gastan el dinero en ellos. Muchas veces les cortan el agua o la luz y es la abuela la que busca el dinero. Algunos contribuyen con algo cuando no queda más remedio.

Fue pensando en esa familia que confirmé una vez más el poder civilizador de la religión. Si esa familia, desde un comienzo, hubiera asistido a una iglesia, cualquiera que fuese, sus vidas hubieran sido diferentes.

El servicio en la Iglesia Unity fue muy hermoso. Estaba dirigido principalmente al tema del amor por la proximidad del 14 de febrero. No se hizo referencia al pecado,  ni que seríamos condenados. El énfasis fue en el amor de Dios para nosotros  y del amor que debemos tener unos con otros.

Pensé también en la necesidad de que el mensaje religioso fuera positivo y racional como lo fue allí. Sin infundir miedo. Los grupos religiosos que se apartan mucho de la ciencia y que dan importancia al diablo y al pecado pierden efectividad cuando sus jóvenes crecen y hacen estudios superiores.

En la parte social del servicio me coronaron como rey del amor como pueden ver en la foto. Inmediatamente me hicieron sentir parte de la familia.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Religión, Religión y Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El poder civilizador de la religión.

  1. HLM dijo:

    Sin entraren el tema de la existencia de un creador, considero que la religión es lo que saco a la civilización de la barbarie que vivía. Los intelectuales que tanto critican las religiones han podido llegar a su nivel de intelectualidad por el mundo que se creo cuando la iglesia y estado permanecían juntas y le dieron valores a las personas a seguir. No es que apoye las unión de estado e iglesia es solo un hecho. No veo un futuro utópico sin la creación de unos códigos moral y ética para que el estado pueda guiar a las personas.

    • César dijo:

      Estoy muy de acuerdo contigo. La religión o la creencia de que hay un plan universal, un “el que la hace la paga” ha ayudado a la humanidad a salir de la animalidad. Los países más avanzados de Europa estuvieron influenciados por el cristianismo Calvinista aunque hoy muchos se dicen ateos. Sin que uno esté de acuerdo con todo lo que dijo Calvino.

  2. carlos dijo:

    Muy bien. Me alegro que la hallas pasado bien. Tengo que hacer yo tambien mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s