El espiritismo y la santería en Cuba

De niño, vi a mi padre en conversaciones con mi abuelo espiritista. De pronto mi padre preguntaba: ¿quién es ese que estaba ahí? Mi abuelo le decía el nombre de “ser” que allí se encontraba y continuaban la conversación tranquilamente. ¿Sería cierto? me preguntaba. El espiritismo formó, a cierta distancia, parte de mi niñez y adolescencia.

Más tarde, cuando me tocó enfrentarme a decisiones en mi vida me pregunté si el camino del espiritismo era importante para mí. Me hice unas cuantas preguntas.

Hay muchos tipos de espiritismo cada uno reclamando ser cierto, real y valioso. ¿Cuál escoger? Todos te permiten entrar a un mundo desconocido y atractivo.  Te dicen que tienes poderes  especiales,que vas a desarrollarte como medium. Y eso te da poderes, te hace especial.

Está el espiritismo muy primitivo y elemental, que se ve en Cuba a veces.  En ellos, en medio de bailes con tambores, de pronto a una persona le entra el espíritu, el santo, que se manifiesta dando un mensaje. En todo esto hay mucha bebida y hasta hierbas alucinógenas. Hacerse el santo puede costar mucho dinero.

Está el espiritismo que más abunda en Cuba, que muchos llaman tipo santería, en la que los practicantes tienden a querer resolver problemas personales de dinero, o de amores generalmente. En ese hay figuras tomadas del santoral católico. El santero te hace un “trabajo” a ti o a la persona que te molesta y, ¡resuelto el problema!. El trabajo puede ser encender velas, darte baños con hierbas, ponerle dinero a la figura de un santo o cualquiera de las combinaciones  posibles.  Dando y dando. Haces lo que te dicen y obtienes lo que quieres. Muchos de esos son los que se ven vestidos de blanco por las calles con un aire de poder.

(De niño recogíamos el dinero que echaban junto con maíz tostado y telas rojas debajo de una ceiba cerca de la escuela. El dinero había que cogerlo con la mano izquierda y orinar sobre él. Cuando se secaba lo cambiábamos en la bodega por raspadura).

El espiritismo de mi abuelo, que tenía un centro espiritista en la calle Santiago en Centro Habana, era “espiritismo científico”. El de Allan Kardec. El énfasis no era resolver problemas personales, aunque se hacía, sino estudiar el fenómeno espírita. Un día de la semana se reunían para “dar luz” a las personas fallecidas. Quería decir contactar el espíritu de esa persona y hacerle ver que ya estaba en otro plano, que se calmara.  Me pregunté por qué tenían que hacer eso; de todas maneras se iban a dar cuenta tarde o temprano. Me parecía que no era verdaderamente necesario.

Otro día se reunían para contactar espíritus, sobre todo al que regía ese centro, para que diera algún mensaje. A veces entraban otros seres inesperados de importancia y todos se alegraban de que ese ser se hubiera comunicado.  Ese tipo de reunión servía también para que los médiums en cierne se desarrollaran.

Una amiga de la familia, Panchita, una médium destacada, de pronto se metió en una secta cristiana fundamentalista y dejó de ser médium. Dejó de ver y escuchar espíritus. A mí me sorprendió aquello.

En Cuba había hasta un espiritismo radial. Había un programa de radio en los que el mantenedor, Clavelito,  pedía a la audiencia que pusiera un vaso de agua encima del radio y los versos de la cancioncita decían: “Pon tu pensamiento en mí, verás que en este momento, mi fuerza de pensamiento, ejerce el bien sobre ti”.

Aquí en Puerto Rico existen los mismos tipos que en Cuba pero en menor escala. Las que lo ejercen se llaman botánicas. Aquí asistí a una reunión que un profesor de la universidad tenía en su laboratorio.

Decidí que el espiritismo no era para mí.  Hubo varias razones. Vivir una vida pensando que te están haciendo un trabajo, y siempre visitando al medium para resolver tus problemas no te ayuda en nada, al contrario te hace siempre dependiente de otros. Es un verdadero “opio de los pueblos”. El destino de un país depende de la capacidad intelectual, y moral de los individuos que lo componen; no puede estar en las manos de los santeros.

En los países en los que hay más espiritistas, santeros o practicantes de esas disciplinas hay menos desarrollo social e intelectual.

Si uno tiene un problema y va a un espiritista o santero para que te lo resuelva, él te manda unos baños, velas a encender, gallinas a matar u otros remedios, dependiendo del nivel de espiritismo. ¿Es esa la manera de resolver un problema?

Echarle la culpa a otro de lo que te puede estar pasando te desvía de la realidad e impide que busques la solución dentro de tí y tu actitud frente a la vida. Muchas veces  se culpa al vecino que le está haciendo un “trabajo” o a la envidia que le tiene la vecina. Es mejor orar a Dios, pidiendo su ayuda; eso da esperanzas y  ayuda a despejar la mente para que tú mismo encuentres el camino a tomar.

Hace unos años, un estudiante de premédica llegó a mi casa, de noche, pidiendo consejo. Había acompañado a la novia a ver una botánica. A la salida, la botánica le dijo unas cuantas cosas que le impresionaron por ser ciertas y al mismo tiempo le dijo que si quería limpiar su camino, tendría que hacer ciertos ritos como darse un baño con ciertas plantas y si mal no  recuerdo, algunos perfumes.

Mi recomendación fue que le pidiera ayuda a Dios y se olvidara de la botánica. Dios es el verdaderamente poderoso. El muchacho siguió mi recomendación y nada ocurrió.

Si hubiera hecho lo que la botánica le dijo, pensaría entonces que nada ocurrió debido a los consejos de la botánica. Y ¿saben qué? todavía estuviera yendo a la botánica buscando más consejos. Hay muchas personas que caen en esas trampas inocentemente y luego es difícil salirse. Recordemos que los “gitanos” han vivido por siglos leyendo las manos y diciendo el futuro de los clientes.

Otro aspecto era el del karma. Si había alguien en dificultades, o con alguna dolencia seria, la tendencia era decir: “ese es su karma”, y pocos esfuerzos se hacía entonces para mejorar su situación. Un ejemplo de ello lo tenemos en la India con los intocables. Se continúa ese horroroso prejuicio porque “es su karma”. Y nadie hace nada. Con esa explicación todos se sienten bien y acallan su conciencia.

Sería bueno estudiar el efecto social que esas creencias puedan influir en el desarrollo del país y tratar de ser más racional en lugar de buscar la solución en los “santos”.  No soy sociólogo ni nada parecido pero me parece que todo esto promueve una conducta escapista que impide el desarrollo individual y social. ¿Qué piensa usted?

Admito que esta entrada es un punto de vista mío, muy personal. Si usted desea averiguar más del espiritismo cubano apriete aquí. Para la santería aquí.

Hoy 8 de agosto de 2014 salió una interesante entrevista en Havana Times a uno que se hizo santo.

Y hoy 15 septiembre 1015, salió otro artículo interesante en Havana Times.

… El incomparable Creador ha creado a todos los hombres de una misma sustancia y ha elevado su realidad por encima del resto de Sus criaturas. El éxito o fracaso del hombre, su ganancia o pérdida deben, por lo tanto, depender de sus propios esfuerzos. Cuanto más se esfuerce, tanto mayor será su progreso. Ojalá que las lluvias primaverales de la munificencia de Dios hagan que las flores del verdadero entendimiento broten del suelo de los corazones de los hombres, y los purifiquen de toda corrupción terrenal.

Bahá’u’lláh

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Cuba, Puerto Rico, Razón, Religión y Sociedad, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s