Iglesia y Estado ¿juntos?

Me pregunto cuál será la aportación de la Fe bahá’í al clima político de un país o del mundo. Todo movimiento religiosos ha tenido un impacto social. Claramente tomará un tiempo pero indiscutiblemente ocurrirá. Hoy día vemos que la religión, a pesar de las barbaridades que se han cometido y se cometen en su nombre todavía influyen en las sociedades.

¿Qué podrá ser? Cuando vemos el espectáculo circense de la nominación de candidaatos ya sea en “países avanzados” como Estados Unidos o no tan avanzados como Puerto Rico, las peleas entre los candidatos; los trapos sucios que sacan al aire, sentimos lo que llaman vergüenza ajena.

Se tiran a matar moralmente. Muchas veces es la cantidad de dinero y las promesas de lo que van a hacer lo que más influye; no los principios morales ni el mejor programa de gobierno que beneficie a todos.

Pero ante ese espectáculo en la política partidista uno se pregunta ¿no habrá otra manera más civilizada de encontrar los individuos que dirijan una comunidad o un país?

¿Qué nos ofrece la Fe Bahá’í? Hay algunos principios o guías a considerar.

Separación de iglesia y estado y obediencia al gobierno establecido:

Hay que tener presente que los escritos bahá’ís indican separación de iglesia y estado. La religión debe ocuparse de la parte espiritual del ser humano. Se espera que la religión cambie tanto a los individuos que estos a su vez afecten la sociedad. “no se puede construir una sociedad de oro con individuos de plomo”. Cada individuo debe cambiar por dentro y ese cambio se reflejará en su conducta exterior.

Para citar un solo ejemplo de los escritos:

“…El único Dios verdadero –exaltada sea Su Gloria- siempre ha considerado y continuará considerando a los corazones de los hombres como Su posesión propia y exclusiva. Todo lo demás, ya pertenezca a la tierra o al mar, ya sea riqueza o gloria, El lo ha legado a los reyes y gobernantes de la tierra.”

¿Qué querrá decir que Dios posee los corazones de los hombres?”

Comentario personal: Aquellos que piensan en lo alto, aquellos que han tomado la decisión consciente de ser honestos, de vivir de acuerdo con las aspiraciones más altas para el ser humano en lugar de que su dios sea el poder o el dinero han entregado su corazón a Dios. Ese es el llamado de todas las religiones.

También el corazón representa las emociones; la mente lo racional. Nosotros nos movemos más por las emociones. Necesitamos tener las emociones “limpias” con la ayuda de lo racional (como hace el Principito diariamente al quitar los baobabs). Y las religiones al dirigirse al corazón, a lo emocional, contribuyen mucho al mejoramiento social.

En la Fe Bahá’í no hay ministros ni pastores ni nadie manda más que otro. Los asuntos de la comunidad se tratan en grupos  de nueve individuos, elegidos por votos secreto a nivel local, nacional o internacional. Las deliberaciones se logran a través de un método llamado consulta en el que todos aportan libremente sus opiniones.

Seguimos otro día.

Acerca de César

Profesor retirado de Bioquímica de la Universidad de Puerto Rico. Me encanta la ciencia, lo racional, junto con la parte llamada espiritual del ser humano. Encuentro en la Fe Bahá'í la paz y el entendimiento para la solución de muchos problemas personales y sociales. Me preocupa la situación social en general y especialmente la de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Bahá'í, Elecciones, Política no partidista, Principios bahá'is, Religión y Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s